Alquilar, una buena manera de sacar partido al patrimonio

noviembre 17, 2016 Escrito por David Cotillas - No hay comentarios
La mayoría de propietarios de pisos vacíos no los alquilan por miedo a que los arrendatarios los dañen o dejen de pagar, pero existen maneras de minimizar estos riesgos.

Cuando se tiene un piso en propiedad y no se utiliza como vivienda habitual, alquilarlo es siempre una buena opción para rentabilizarlo. Con los ingresos que se obtienen del alquiler, los propietarios pueden hacer frente al pago del Impuesto Sobre Bienes Inmuebles (IBI), los gastos de comunidad del piso y, además, conseguir un rendimiento económico.

Aun así, hay millares de pisos vacios. Según la Mesa del Tercer Sector, solo en Cataluña, la cifra asciende 450.000 y, de estos, 270.000 están en manos de particulares que no les dan uso, aun y el coste económico que esto les supone.

La mayoría de ellos no alquilan por miedo a que arrendatarios dañen el piso o dejen de pagar, pero existen maneras de minimizar estos riesgos.

Algunas Precauciones

 La primera recomendación antes de todo es escoger bien al inquilino que va a vivir en el piso. Para poder ser selectivo, es indispensable que el inmueble esté en buen estado de conservación, ya que así habrá más interesados, y el propietario podrá elegir el arrendatario que le de más confianza. Así las cosas, siempre es de gran ayuda mejorar el estado del piso justo antes de ponerlo en alquiler para que el inquilino pueda vivir de manera confortable.

También es importante valorar la capacidad adquisitiva de los arrendatarios. Hay que asegurarse que pueden asumir el coste del alquiler y, en caso de que los números no salgan, pedir el aval de una persona de su confianza. A pesar de estas precauciones, nadie puede evitar al 100% tener un impago, por eso es más que recomendable tener contratado también un seguro que pueda hacer frente a los pagos de las mensualidades, en caso que el inquilino no lo haga.

Todo Detallado

Para evitar futuros conflictos, es básico que arrendatario y propietario acuerden hasta el último detalle del contrato de alquiler. En especial, si el piso está amueblado o dispone de electrodomésticos, ya que pueden dañarse o estropearse. Si este es el caso, ambas partes han de tener claro de antemano quien se tiene que hacer cargo de la reparación. Para más seguridad, la ley establece que el inquilino debe abonar una mensualidad en concepto  de fianza, que el propietario devolverá íntegramente si todo está en orden al finalizar el contrato de alquiler.

En definitiva, alquilar es siempre una opción muy rentable, sobre todo si el piso está situado en una zona con gran demanda, y se toman las medidas de precaución necesarias.

La solución

Un seguro de alquiler de viviendas ofrece las garantías necesarias a los propietarios que quieran alquilar su piso sin sufrir por los impagos. El seguro se hace cargo de las rentas no abonadas por parte de los arrendatarios hasta que se solucione el conflicto legalmente. También cubre la defensa y la reclamación en caso de incumplimiento de contrato o la indemnización por daños y robo en el continente de la vivienda, así como la defensa por responsabilidad penal. Además, el asegurado cuenta con un servicio de atención jurídica telefónica a su disposición para cualquier problema.