Las compras online, un fenómeno al alza

noviembre 30, 2016 Escrito por David Cotillas - No hay comentarios

En España hay actualmente 16 millones de internautas, de entre 16 y 60 años, que hacen compras por Internet; una cifra que crece año tras año.

El e-Commerce o –lo que es lo mismo-, las compras por Internet, han llegado para quedarse. Lo avalan los datos. Según un estudio de la asociación de publicidad y comunicación digital Interactive Advertising Bureau (IAB) de 2016, en España hay actualmente 16 millones de internautas, de entre 16 y 60 años, que hacen compras por Internet; una cifra que crece año tras año. Las compras online son un fenómeno más que generalizado, y no es de extrañar: al cada vez más fácil acceso a Internet de los clientes hay que sumarle el empeño de las tiendas tradicionales en abrir portales de compra online para no perderse un nicho de mercado en expansión. Pero aunque el e-Commerce se haya convertido en práctica habitual, hay que ser precavido y cubrirse las espaldas al hacer compras por Internet.

COMPRADOR ONLINE

En la red se puede comprar de todo pero, según la asociación IAB, los billetes de avión y las reservas de alojamiento en portales especializados están a la cabeza de los productos más vendidos, seguidos por los servicios de ocio y cultura y –ya en tercer lugar- por los productos tecnológicos. Y más datos. El perfil del comprador online, según el mismo estudio, es el de una persona de unos 38 años, con estudios universitarios y con acceso a Internet desde su móvil inteligente.

COMODIDAZ Y RAPIDEZ

Las razones que empujan a los compradores a adquirir productos por Internet son diversas. La primera es la comodidad: en la red están los productos y la mayoría de portales ofrecen servicios de entrega rápidos y seguros. En segundo plano aparecen las ofertas que las marcas anuncian, tanto en sus portales online, como en las páginas web de descuentos. Pero en el otro lado de la balanza, está el respeto que para muchos impone pagar un producto antes de verlo o tocarlo, aunque últimamente, incluso esta reticencia está perdiendo peso a favor de las garantías que ofrecen las marcas. Delante de esta pérdida de miedo, es más que recomendable que los consumidores tengan claros cuáles son sus derechos y que pueden reclamar en caso que el producto no llegue en buen estado o en el plazo indicado. Además, antes de comprar, es básico contrastar la fiabilidad de la página, repasar el contrato de compra y hasta los mecanismos que el portal ofrece en caso de conflictos. Todo, para que el cliente se sienta seguro, también, cuando adquiere productos por Internet.