Los riesgos de tener animales domésticos

agosto 31, 2016 Escrito por David Cotillas - No hay comentarios

Algunos ganaderos y propietarios de animales siguen sin ver ningún tipo de riesgo frente a daños ocasionados a terceros.

Hace unos días volvíamos a leer en la prensa local un caso que nos impactaba, y es que una fatal casualidad quiso que un vecino de Orio se cruzara el pasado lunes con un toro en las faldas del monte Kukuarri. La res, que se encontraba fuera de sí tal y como señalaron varios testigos, embistió al oriotarra de 59 años, arrantzale jubilado, que murió en el acto.

No es la primera vez que vemos un caso así, fue hace 20 años cuando un hombre se adentró en un prado vallado en la localidad vizcaína de Abadiño. Estaba buscando setas y no se percató de que había un toro suelto a pocos metros de allí. El animal le embistió y el hombre acabó muriendo.

Al margen de las circunstancias particulares en las que se produjeron ambos ataques, el dueño del toro de Abadiño tuvo que pagar una indemnización a la victima que rondó los 15 millones de pesetas de la época (unos 90.000 euros), según recuerdan fuentes del sindicato agrario EHNE. Afortunadamente, el ganadero tenía contratado un seguro de responsabilidad civil.

Este sindicato lleva tiempo aconsejando a los baserritarras –incluso a las personas que viven en casas con pocos animales a su cargo-  que suscriban pólizas personales, ya que no son obligatorias. Una recomendación que extienden incluso a los vecinos que acuden con sus ejemplares y sus productos a las ferias agrícolas de los pueblos. Porque también aquí, aunque los animales estén más controlados, alguien podría sufrir una intoxicación alimentaria. Un seguro medio de estas características es “bastante asequible y cubre en la actualidad indemnizaciones de hasta 300.000 euros. Pero también hay otro tipo de contratos que pueden llegar a los 600.000 euros. El problema es que sigue habiendo “mucha gente” en Euskadi que no tiene asegurado el ganado. Normalmente, suelen ser personas que viven en casas alejadas y que “no ven ningún tipo de riesgo”. Por el contrario, los baserritarras que residen cerca de carreteras, bidegorris o de zonas por las que transitan bastantes personas suelen tener más interiorizada la necesidad de disponer de seguros.

Desde COAL Seguros tenemos un amplio abanico de coberturas para este tipo de riesgos y adaptamos el seguro a la necesidad de nuestros clientes, desde pólizas individuales a colectivas. Dando respuesta ante daños ocasionado a terceras personas, por la responsabilidad civil de nuestros animales.